lunes, 15 de diciembre de 2014

Analicemos Alan Wake (XBOX 360)

En ocasiones veo sujetos en las sombras. Esta sería la frase que resumiera perfectamente el juego de Alan Wake, un survival horror centrado en el terror psicológico. En el juego encarnamos al escritor Alan Wake, un personaje que ha perdido la inspiración y pasión por su trabajo y decide tomarse unas vacaciones en un pueblo alejado del mundanal ruido de la ciudad. Una vez allí tendrá la desdicha de ser atacado por el ente oscuro haciendo que nuestro protagonista lo pase bastante mal.


Control: 8
Su control es sencillo e intuitivo, resultando fácil para cualquier tipo de jugador. Su mayor problema es al apuntar a los enemigos, ya que el foco de luz es el que nos indica si daremos en el enemigo o no, y puede resultar complejo durante los primeros minutos ya que el fallo de proyectiles está asegurado.


Gráficos: 7
Para ser un juego de 360 flaquea en algunas texturas, pero quitando estas sus gráficos son bastante impresionantes.

Rejugabilidad: 8
No es un juego para ser rejugado a menudo, pero sin lugar a duda a los fans de este género les gustará tenerlo cerca para completar los logros que senos proponen, en primer lugar la obtención de todas las partes del manuscrito para conocer la historia. En segundo lugar la colección de termos de café desperdigados por todas las pantallas y finalmente los programas de radio y televisión que nos ayudarán a comprender mejor la historia local.


Banda sonora: 7
En este apartado cabe destacar el gran número de melodías que tenemos a lo largo de la historia, haciendo que nuestro viaje sea ameno y a la vez aterrador.

Historia: 7
Siendo una historia curiosa y no la típica de survival horror ya gana puntos, pero sin duda alguna lo mejor son sus cinemáticas, las cuales nos recuerdan a las series de los 90 haciendo que el juego se disfrute aún más.
Publicar un comentario